Sueños.

Caminaba, seguía por aquel callejón que sabía me conduciría hacia algún lugar, esperaba que lo haga.

El sol era fuerte y llenaba mi cuerpo de calor. Entonces alguien apareció, confundida entre risas y sinsabores.

De pronto apareciste tú, con esa alegría que siempre mostrabas al verme. Con esas volteretas que te encantaba hacer. Con esos abrazos que sólo tú sabías dar. Aquellos en los que se detenía el mundo cuando nos mirábamos.

Caminábamos llenos de risas, de alegría, hablando de todas las cosas que nos gustaban, tal como lo hacíamos antes.

Cuando al llegar al final del callejón te fuiste, desapareciste tal como siempre lo haces. Para sólo aparecer en mis sueños y contarme que en realidad no existes.

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: